Camboya – Km 89.640

Entré a Camboya desde el sur de Laos, y ni bien crucé la frontera noté un cambio. Sabía muy poco acerca de éste país. Que era uno de los más pobres del sudeste asiático, que había sido arrasado debido a casi tres décadas de guerra y que era relativamente nuevo a los ojos del turismo.

Al pedalear por la ruta principal que atraviesa el norte del país me dio la sensación de que estaba en tierra de nadie, los trayectos son largos y asolados, con un asfalto gastado por el calor y la lluvia, y en las márgenes de la ruta hay varios carteles que advierten el peligro de minas sin explotar.

Por ello durante mi estadía indagué sobre la historia del país. El primero y hasta ahora único país que vivió semejante experiencia y de una manera sorprendentemente rápida. Tras casi un siglo de colonialismo francés y la ocupación japonesa en la Segunda Guerra Mundial, Camboya alcanzó su independencia en 1953 y durante varios años bajo el comando de su rey su economía prosperó. Pero a fines de la década del 60 el país se vio afectado en el conflicto de Vietnam y su rey sufrió un golpe de estado. De esta manera el nuevo gobierno se alineó con las fuerzas estadounidenses y vietnamitas del sur que iniciaron bombardeos masivos a campamentos comunistas en Camboya. Así nació una sanguinaria guerra civil que en 1975 culminó con el retiro de EE.UU. y la toma de la capital por parte de la organización guerrillera “Khmer Rojo”. Bajo el liderazgo de Pol Pot que estuvo siempre a favor de un completo aislamiento del país, una economía autosuficiente y un estado agrario, el Khmer Rojo inició uno de los genocidios más brutales del siglo XX. Ese año se declaró como año 0, lo que indicaba el inicio de un proceso de “purificación de la sociedad camboyana”, del capitalismo, de la cultura occidental, de la religión y de cualquier influencia extranjera. Así se abolió la moneda, se cerraron mercados y escuelas y se vaciaron las ciudades, reubicando a cientos de miles de camboyanos en el campo, como una medida determinante hacia el tipo de comunismo que se deseaba implantar.

02enelinterior

Se llevo a cabo el exterminio de los intelectuales y otros “enemigos burgueses”; y miles de personas fueron asesinadas por la simple razón de hablar un idioma extranjero. Otros murieron por desnutrición o enfermedades. Entre 1975 y 1979 casi 2 millones de camboyanos fallecieron como resultado directo de las políticas del Khmer Rojo. El gobierno de Pol Pot finalizó abruptamente con la invasión de Vietnam que estableció la República Popular Camboyana con un gobierno satélite de las fuerzas ocupantes. Durante los siguientes 10 años el ejército vietnamita mantuvo sus tropas en Camboya y el país sufrió nuevos enfrentamientos. Las fuerzas opositoras, camboyanos y antiguos miembros de los Khmer Rojos, fueron financiados por Tailandia, China y EE.UU. El objetivo era: “contrarrestar la hegemonía de Vietnam en la región”. Finalmente en 1991 se firmaron acuerdos de paz y dos años después se llevaron a cabo elecciones en Camboya.

Desde la frontera en dirección sur llegué a Stung Treng, una pequeña ciudad que reposa sobre el río Mekong. Allí me hospedé en una pensión, que me cobraron en dólares, como la mayoría de todas las cosas a lo largo de este país. Me resultó chocante como la gente local pide dólares, como si el riel, la moneda nacional no existiese. Inclusive en los lugares más remotos.

Luego me dirigí en dirección Siem Reap, tomando la ruta más corta, a través de la provincia Preah Vihear y me sentí como si estuviese en África. Los caminos de tierra son tan angostos que parecen senderos. Debido a la falta de puentes ningún vehiculo puede transitar ésta ruta, sólo motocicletas. Por ello tuve que tomar pequeñas embarcaciones para atravesar algunos ríos.

03Rio

Tampoco hay hoteles donde alojarse o lugares para comer, apenas podía comprar agua y comida chatarra cuando era más afortunado. La gente vive de sus cultivos, con unos pocos animales y sin ningún servicio básico. Según me explicaron la provincia de Preah Vihear es una de las más pobres del país y también un lugar de disputas. Desde hace años Camboya y Tailandia se enfrentan por un área menor de 5 km², un monte cubierto de selva donde se asienta un templo que data del siglo XI. Casualmente cuando dejé Camboya, soldados de ambos países se enfrentaron usando artillería pesada causando bajas en los dos frentes. También murieron civiles. Según me explicaron el verdadero trasfondo del conflicto entre ambas naciones reside en la disputa por la frontera marítima en el golfo de Tailandia, donde existen importantes reservas de petróleo y gas.

Por una zona de montañas seguí camino hacia el oeste, los caminos están totalmente destrozados con varios trayectos de arena, donde tuve que empujar la bicicleta. No vi ni un solo árbol de frutas, solo matorral que todos queman y del cual obtienen madera. Por momentos he atravesado zonas completamente deforestadas. Una noche paré en una pequeña aldea y mientras compro agua un hombre se me acerca y en un quebrado inglés me pregunta donde voy a dormir. Luego me invita a que acampe en su casa. Y no lo dudo, ya que muchas personas me habían advertido de no acampar en solitario. Así, con la caída de la noche armo la carpa mientras dos docenas de personas me rodean. Luego al pedirles agua para bañarme me llevan a un estanque donde otras personas se bañan con un balde. Y yo también lo hago, aunque soy consciente que allí también se bañan los búfalos. Al terminar me invitan a que me una a ellos, son familiares y vecinos del dueño de casa que me esperan junto a la tienda. Están curiosos. Y aunque no nos entendemos cambiamos algunas palabras, y yo espero a que me ofrezcan algo para comer. Pero esto no sucede y prefiero no cocinar todavía. Pero tengo hambre y tras un rato empiezo a hacerlo, con todos ellos a mí alrededor. Yo soy el show. Cuando la comida está lista les ofrezco probar pero nadie acepta. Todos son muy educados y ninguno quiere compartir la comida conmigo. Solo cuando entré en mi carpa todos se retiraron.

04casacamboya

Angkor Wat

Según me explicaron desde el siglo II d.C. gran parte de la actual Camboya se vio favorecida por la gran ruta comercial entre India y China. En aquella época el territorio del Sudeste asiático se organizaba políticamente en tribus y unos pequeños reinos. Siendo así, India era el centro de mayor impacto cultural y por ello la gente local absorbió la religión, el idioma y la cultura de la India. Luego entre los siglos IX y XV Camboya fue el centro del imperio Khmer que nació profesando la religión hindú, pero que luego vio llegar una nueva religión desde Sri Lanka, el Budismo Theravada. El imperio Khmer fue el más poderoso de la historia del Sudeste Asiático y llegó a extenderse hasta los territorios de los actuales países de Vietnam, Tailandia, Laos, Malasia y Birmania. Su capital Angkor tenía una población de un millón de habitantes, con majestuosos templos, palacios y con sofisticados sistemas de riego que permitían cosechas más productivas.

05Angkorwat
06angkorwat

En la actualidad los templos de Angkor son el mayor complejo religioso del mundo, la principal herencia del imperio Khmer y el orgullo nacional.

07angkorwat

Durante mi estadía en Siem Reap también visité el lago Sap, que es el mayor lago de agua dulce del sudeste asiático. Según Samath, un amigo camboyano, durante la época de lluvia el lago Sap crece espectacularmente, siendo que su superficie puede aumentar hasta 10 veces su tamaño normal. Éste fenómeno trae como consecuencia grandes beneficios. La gente que vive en casas flotantes sobre el lago incrementa su actividad pesquera ya que el lago durante la época de monzones se convierte en una de las fuentes de pescado de agua dulce más ricas del mundo.

08casasflotantes

A su vez los terrenos llanos que rodean el lago se inundan y favorecen el cultivo de arroz. Y referente a ello Samath me dijo: “Cada familia camboyana suele tener una porción de tierra para cultivos; cuando la cosecha es buena sobre una hectárea se puede recoger hasta 1,5 tonelada de arroz, y el precio de venta es de 0.75 U$S el kilo. Dependiendo la zona del país una familia puede tener hasta 2 o 3 cosechas en el año. Siendo así, para asegurar que una familia no pase hambre se debe almacenar medio kilo de arroz por persona y por día, hasta la próxima cosecha”.

09rice

Finalmente tras una semana en Siem Reap en la que descansé y recorrí lugares únicos volví a la ruta. Destino: Tailandia.

Si deseas conocer más acerca de mi viaje, consigue el Documental: Pedaleando el Globo