La bicicleta 3 y sus 78 kilos.

La bicicleta 3 y sus 78 kilosMe la regalaron en Israel, fue una donación personal. Tiene 27 cambios, con un equipo Shimano Deore. Tiene suspensión delantera, asiento de gel y los mismos portaequipajes de la bici 2, adaptados a esta bici, por un verdadero artesano israelí. Éstos son una obra de arte, porque casi siempre fueron los que me dieron problemas. En Vietnam también le puse el stand de una moto, por otro artesano o simplemente, alguien que tenía ganas de trabajar. Al fin creo que no tendré más problemas de este tipo.

El peso de la bicicleta son 23 kilos, en los que cuento todos sus accesorios, como las 3 cadenas y su candado para su seguridad, accesorios del manubrio, los portaequipajes y hasta unos cuantos tornillos de todo tipo y tamaño por si tengo problemas. También 3 garrafas térmicas para el agua.

Como equipaje llevo otros 55 kilos, entre ellos mi carpa, bolsa de dormir, un aislante, unas pocas herramientas, tres cámaras de aire de repuesto y un inflador de pié. Entre la ropa llevo una chaqueta para el frío, una para la lluvia y una para el viento. Una polera y tres pantalones largos; uno deportivo, uno impermeable y uno que me permita ir a donde sea mejor vestido. Una camisa y varias remeras, (para pedalear y para vestir) entre ellas musculosas, manga corta y manga larga. No llevo jeans. También cuatro bermudas, un short de baño y ropa interior. Dos calzas cortas de ciclista, una calza larga y un par de zapatillas, un par de sandalias y uno de chinelas. También una mochila.

Llevo una laptop, una cámara de video, trípode, dos cámaras de fotos y un total de 7 baterías con sus tres cargadores y sus respectivos cables. También momentáneamente dos discos duros y varios Cd y DVD con diferentes programas para la computadora. Llevo una carpeta de prensa para visitar posibles sponsors, un book con unas pocas fotos de África y una pila de folletos que sirven para presentar el proyecto. También mi diario de viaje, en el que escribo periódicamente, un pequeño grabador para entrevistas, un par de libros y de acuerdo al país que visito una guía de viajes. Varios mapas. No llevo nada para escuchar música.

Por último llevo una pequeña hornalla a gasolina, con un diminuto juego de ollas, platos y un juego de cubiertos. Y si a todo esto le sumo los elementos de higiene, algún medicamento para emergencia, una pequeña linterna, un mosquitero, un repelente y mi cuchillo africano para “defensa personal”, me animo a decir que estoy equipado para dar la vuelta al mundo en bicicleta.

Pero a éstos 55 kilos que carga la bici no figura la comida que puedo llevar eventualmente ni el agua. Lo sé, es una locura!

La bicicleta 2 y sus 60 kilos

La bicicleta 2 y sus 60 kilosDonada por la gente de Dal Santo de Argentina. Su nombre comercial es Halley, con un cuadro importado y un equipo Shimano Alivio. Con esta bicicleta pedaleé Argentina, todo África y todo Europa. Pero ya en Italia, camino a Medio Oriente la rosca del cuadro comenzó a ceder; señal que hay que cambiar la bicicleta. Así y todo la Halley que su valor en el mercado argentino era de 350 u$s, me llevó durante 5 años a través de 50.000 km, con más de 40 kg de equipaje. Un fierro!!!!

Durante la etapa Africana y gran parte de Europa no llevaba laptop, ni tantos CDs y DVD, ni tampoco las cámaras de foto y video que tengo en la actualidad; tampoco ropa de invierno, ni ropa presentable. Nada de guía de viajes ni book de fotos. Y la carpeta de prensa era bien más liviana que ahora, aunque siempre llevaba comida conmigo.

La bicicleta 1 y sus 42 kilos

La bicicleta 1 y sus 42 kilosEsta bicicleta Mountain bike la compré en Maceió, fue mi primer bicicleta. Cuadro importado, sin marca, y equipo Shimano Acera. Solo un año después, cuando me subí a la Halley entendí que esta bicicleta era corta para mi medida. Su valor era de 150 u$s. Así y todo pedaleé 10.000 km de regreso a Buenos Aires, sin alforjas y apenas con una mochila que se me caía todo el tiempo y con una carpa de verano que cada vez que llovía entraba el agua. Mi bolsa de dormir no abrigaba nada. Cosa de principiante. La parrilla de equipaje era de fierro.

En esta época no llevaba computadora, ni cámara de video y si apenas una cámara de fotos, de película. No llevaba herramientas, ni repuestos, ni tenía una cocina para prepararme comida. Lo único que llevaba era una pila de ilusiones y todas las ganas de descubrir el mundo.

Para conocer más acerca de mi viaje, puedes descargar el documental solicitarlo vía correo.