slide022
slide001
SLIDER-PEDALEANDOnews

La vuelta al Mundo en Bicicleta

Documental: Pedaleando el Globo

Documental Pedaleando El Globo

En este documental encontrarás los momentos más significantes de mi vuelta al mundo y con su compra no solo estás apoyando a concluir mi sueño, sino tal vez suponga el inicio del tuyo.

La historia de Pablo García, un pibe Argentino de clase media que sale a recorrer el mundo en bicicleta. Lo proyecta para dos años y medio pero las dificultades económicas de su país y una relación amorosa en el camino hacen que tras más de once años, no haya concluido su sueño.

shipping1 Consigue tu DVD
download1 Descargalo aquí




Publicaciones Recientes

  • pablo-garcia-en-carretera-chile

Chile, por la carretera Austral

Poco conocía de Chile, ya que nunca había estado en este país. La imagen que el argentino tiene de los chilenos no siempre es indiferente, y viceversa. Históricamente Argentina y Chile han tenido conflictos territoriales y debido a la pasión por el fútbol siempre nos hemos enfrentado deportivamente. Pero más allá de ir a conocer a los chilenos, lo que me llevó a Chile fue pedalear la mítica Carretera Austral, un desafío en el rubro del ciclo-turismo.

  • Pablo Garcia entrando a Argentina

De regreso en Argentina

Tras más de 15 años pedaleando por todos los continentes, ingresé a Argentina totalmente emocionado. Por fin la vuelta al mundo en bicicleta me regresaba a mi país, aunque en muy mal estado de salud debido al último trecho que había atravesado en Bolivia. Durante mi recorrido por el noroeste argentino experimenté la atención pública en los hospitales, conocí la realidad de los pueblos más olvidados y comencé a golpear puertas buscando un sponsor.

  • 1-pablo-garcia-uyuni

Bolivia, uno de los más grandes desafíos

Desde Uyuni mi camino siguió a través de uno de los paisajes más impresionantes del planeta, el Salar de Uyuni y la reserva de fauna andina Eduardo Avaroa. Adentrarme en estos 500 km que se extienden entre los 3600 y 5000 mt sobre el nivel del mar, con temperaturas de hasta 15º bajo cero, ha sido uno de mis mayores desafíos. Y por más duro que sea el camino, en el que uno se arrepiente, patalea, grita o llora, el esfuerzo vale la pena, porque en una travesía como tal se despiertan sensaciones tan intensas que llegan hasta el alma.

slide-footer-01
slide-footer-02
03